Printable version

versión en PDF

¿Qué necesitan los hombres jóvenes que tienen sexo con hombres para la prevención del VIH?

revisado 4/01

¿están en riesgo de contraer VIH?

Sí. En los EEUU más de la mitad de los casos nuevos de VIH/SIDA en hombres de 13 a 24 años, ocurren por contacto sexual entre hombres. Varios estudios encontraron que del 26% -50% de los hombres jóvenes que tienen sexo con hombres reportó haber tenido relaciones sexuales recientes sin protección, muchas de las cuales se dieron con parejas de estatus de VIH desconocido o diferente al del entrevistado. El índice de conductas de riesgos que toman los jóvenes HSH también se ha incrementado. El término de hombres jóvenes que tienen sexo con hombres (jóvenes HSH) se refiere a todo aquel menor de 30 años que se identifique como gay/bisexual, así como a quien no se identifique como tal pero que practique el sexo con otro hombre

Un gran número de jóvenes HSH urbanos está infectado con VIH. Un estudio con participantes entre los 15 y 22 años en siete ciudades (Baltimore, Dallas, Los Angeles, Miami, Nueva York, El Area de la Bahía de San Francisco y Seattle) reveló una alta prevalencia (número total de infecciones existentes) general del 7%, que varía entre 2% y 12% entre subgrupos. El 82% de los jóvenes VIH+ no sabían que estaban infectados antes participar en éste estudio.

Los jóvenes HSH de raza no blanca (no caucásicos), especialmente los afroamericanos, están siendo mayormente afectados por el VIH. En el estudio mencionado arriba, el 14% de los afroamericanos resultaron VIH+ comparado con un 3% de asiáticos, 3% de caucásicos, 7% de hispanos y un 13% de hombres de razas mezcladas (o “mixtas” como se les denomina en EEUU).

¿por qué corren riesgos los jóvenes HSH?

Desgraciadamente, no existe una respuesta sencilla. Las razones por las que ocurre el sexo desprotejido son complejas y múltiples. La adolescencia y el inicio de la edad adulta comúnmente se caracterizan por la experimentación sexual y el consumo de drogas. Aunque la mayoría de los jóvenes HSH llegará a practicar ciertas conductas de riesgo, sólo un pequeño porcentaje tomará riesgos constantemente. Muchos jóvenes luchan con tensiones personales, interpersonales y sociales que pueden limitar su capacidad de protegerse.

Para algunos jóvenes HSH [en los EEUU] existen factores individuales capaces de impulsarles a tener sexo desprotegido, por ejemplo: sentimientos de invulnerabilidad ante el VIH, altos niveles de optimismo por los medicamentos antivirales, percepción de que el sexo desprotegido es más placentero que el sexo protegido, depresión o tristeza, conflicto con la identidad sexual o racial [que frecuentemente se ven como separadas y parte de dos comunidades diferentes] y consumo de alcohol o drogas (como cristal/speed, poppers).

Proteger su salud no es necesariamente la preocupación principal del joven HSH como lo son las motivaciones interpersonales de querer sentirse parte de algo, querer compañía y tener intimidad. Además, existen otros factores interpersonales que pueden contribuir al sexo desprotegido como no saber comunicar o negociar relaciones sexuales más seguras con una pareja sexual. Los jóvenes HSH con pareja son más propensos que los solteros al sexo desprotejido.

Los factores sociales también pueden influir en los riesgos que toman los jóvenes HSH. Muchos jóvenes se sienten aislados o rechazados por las fuentes de tradicionales de apoyo como la familia, la escuela o la comunidad religiosa. La homofobia, el racismo y la pobreza también ponen en riesgo a estos jóvenes. Algunos jóvenes HSH (especialmente los indigentes) luchan con preocupaciones diarias como evitar la violencia, buscar un lugar dónde vivir o conseguir comida. Estas preocupaciones inmediatas pueden opacar la necesidad de protegerse al inyectarse drogas y al tener sexo.

Los jóvenes HSH tienen pocos lugares públicos dónde reunirse. Los bares gay y las areas públicas de encuentro o “de ligue” son sitios visibles y accesibles que ofrecen anonimato para el joven que intenta explorar su identidad sexual. Estos sitios están asociados con niveles altos para la toma de riesgos pues tienen una alta tensión sexual. Además, la escena del bar al enfatizar el consumo de alcohol, crea un escenario ideal para los encuentros sexuales bajo la influencia del mismo. Se ha encontrado que todo esto contribuye consistentemente al sexo desprotegido.

Poco se sabe del papel de la Internet en la vida de éstos jóvenes y cómo la utilizan para obtener apoyo social, conocer nuevas amistades, tener encuentros sexuales, y conseguir pareja.

¿qué se ha hecho?

El proyecto Mpowerment es una intervención de múltiples niveles por y para jóvenes gay. Ellos mismos se encargan del programa. Debido a que el VIH puede ser un tema poco atractivo para muchos jóvenes HSH, el proyecto se concentra en sus intereses y preocupaciones sociales. Ellos coordinan y planean actividades que les permiten crear una comunidad más fuerte y más saludable en la que el sexo protegido sea la norma aceptada mutuamente. Al participar, los jóvenes del proyecto reducen sus tasas de sexo anal desprotegido con parejas casuales y con novios. Mpowerment ha comprobado su eficacia como intervención para la prevención del VIH. Ofrece adiestramientos a agencias comunitarias y un manual sobre cómo replicar éste modelo.

La organización COLOURS en Filadelfia ofrece grupos de apoyo, adiestramiento de pares y manejo de casos individuales para jóvenes de raza no blanca. Tienen promotores que asisten a los bares y clubes de sexo frecuentados por adultos HSH de raza no blanca y ofrecen condones y consejería a jóvenes que se relacionan con una pareja mayor. También promueven programas para el tratamiento del alcohol y drogas dirigidos a jóvenes HSH.

La Asociación Americana de Psicología (APA sus siglas en inglés) ha implementado el proyecto Healthy Schools for Gay and Lesbian Students (escuelas sanas para estudiantes gay y lesbianas) que imparte adiestramiento a psicólogos, consejeros, enfermeras y trabajadoras sociales de las escuelas para que puedan trabajar exitosamente con estudiantes gay, lesbianas y bisexuales. La meta es crear un ambiente escolar más hospitalario y que la educación sobre prevención de VIH toque temas importantes para ellos/as.

“Chico Chats”, un programa del proyecto STOP AIDS en San Francisco, imparte una serie de talleres intensivos durante un mes. Los participantes llegan a conocerse mientras que entablan conversaciones conducidas por un moderador sobre temas como identidad, imagen corporal, relaciones de pareja y cómo todo ésto se vincula con el VIH. Un componente clave de los talleres es aprender las técnicas sobre organización y movilización comunitaria. Los participantes formaron un grupo activista llamado ¡Ya Basta! Diseñaron un video y un taller que examina los temas del silencio sexual y la forma de “salir del closet” en el contexto de las familias latinas. El video está siendo presentado a la comunidad latina de San Francisco.

¿qué más se necesita?

Para ser eficientes, los programas para jóvenes HSH deberán considerar el contexto de sus vidas y los factores individuales, interpersonales y sociales que los pone en riesgo. Una educación integral sobre salud y sexualidad debe dirigirse tanto a los que se identifican como gay o bisexual como a los que no lo hacen. Desgraciadamente, muchos programas escolares tienen un enfoque en la reproducción o la abstinencia hasta el momento del matrimonio, marginando aún más a los jóvenes HSH.

Hay una necesidad urgente de crear programas de prevención y bienestar para jóvenes HSH de raza no blanca. Los programas existentes para hombres mayores HSH de raza no blanca también deben estar disponibles para los jóvenes. Estos programas deben incluir los temas de la sexualidad, identidad gay, cultura, etnicidad, racismo, homofobia, pobreza y violencia. Los programas deben considerar las necesidades de prevención de VIH para jóvenes que son VIH+ y VIH-. Es necesario prestar especial atención a la forma de llegar a los jóvenes HSH marginados como los indigentes, los trabajadores sexuales o los que están bajo el sistema de justicia criminal. Es posible que ellos no se identifiquen a sí mismos como gay o bisexuales y que sus necesidades inmediatas sean la comida y un techo.

Se necesitan programas que promuevan el apoyo para jóvenes HSH y los incluyan directamente en la planificación e implementación de los mismos; por ejemplo crear lugares seguros donde los jóvenes puedan socializar y tengan acceso a servicios, implementar programas escolares que instruyan sobre la sexualidad y necesidades de gay y bisexuales; promover mayor aceptación del joven HSH en las escuelas, familias, comunidades religiosas, la comunidad gay en general y en las comunidades de razas no blancas.

La homofobia social puede impedir la implementación de programas de prevención para jóvenes HSH y puede desalentarles para que utilicen los servicios de prevención. La política no debe interferir con los servicios de prevención para jóvenes HSH. Dirigir mensajes de prevención y ofrecer servicios a estos jóvenes son respuestas adecuadas ante la grave amenaza que enfrenta la salud pública. Si no se toma acción inmediata muchos más hombres perderán sus vidas a causa del VIH.


¿quién lo dice?

  1. Centers for Disease Control and Prevention. HIV/AIDS Surveillance Report . 2000;12.
  2. Molitor F, Facer M, Ruiz JD. Safer sex communication and unsafe sexual behavior among young men who have sex with men in California. Archives of Sexual Behavior. 1999;28:335-343.
  3. Kegeles SM, Hays RB, Pollack LM, et al. Mobilizing young gay and bisexual men for HIV prevention: a two-community study . AIDS. 1999;12:1753-1762.
  4. Hays RB, Kegeles SM, Coates TJ. Unprotected sex and HIV risk-taking among young gay men within boyfriend relationships . AIDS Education and Prevention. 1997;9:314-329.
  5. Ekstrand ML, Stall RD, Paul JP et al. Gay men report high rates of unprotected anal sex with partners of unknown or discordant HIV status . AIDS. 1999;13:1525-1533.
  6. Valleroy LA, MacKellar DA, Karon JM et al. HIV prevalence and associated risks in young men who have sex with men . Young Men’s Survey Study Group. Journal of the American Medical Association. 2000;284:198-204.
  7. Strathdee SA, Hogg RS, Martindale SL et al. Determinants of sexual risk-taking among young HIV-negative gay and bisexual men . Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology. 1998;19:61-66.
  8. Choi KH, Kumekawa E, Dang Q et al. Risk and protective factors affecting sexual behavior among young Asian and Pacific Islander men who have sex with men: Implications for HIV prevention . Journal of Sex Education & Therapy. 1999;24:47-55.
  9. Beeker C, Kraft JM, Peterson JL, et al. Influences on sexual risk behavior in young African-American men who have sex with men. Journal of the Gay and Lesbian Medical Association. 1998;2:59-67.
  10. Greenwood GL, White EW, Page-Shafer K, et al . Correlates of heavy substance use among young gay and bisexual men: The San Francisco Young Men’s Health Study . Drug and Alcohol Dependence. 2001:61:105-112.
  11. CDC. Compendium of HIV prevention interventions with evidence of effectiveness . 1999.
  12. The COLOURS Organization, Inc . Philadelphia, PA. 215/496-0330.
  13. Clay RA. Healthy Schools project hoped to ease discrimination . APA Monitor. 1999;30.
  14. The STOP AIDS Project . Q Action, ¡Ya Basta! San Francisco, CA. 415/865-0790 x303.
  15. Seal DW, Kelly JA, Bloom FR, et al. HIV prevention with young men who have sex with men: what young men themselves say is needed . AIDS Care. 200;12:5-26.
  16. Stokes JP, Peterson JL. Homophobia, self-esteem, and risk for HIV among African American men who have sex with men . AIDS Education and Prevention. 1998;10:278-292.

Preparado por Pilgrim Spikes MPH, Phd, Bob Hays PhD, Greg Rebchook PhD, Susan Kegeles PhD;
Traducción Romy Benard y Maricarmen Arjona
CAP
S

Septiembre 2001. Hoja Informativa 8SR